13 noviembre, 2015

Desearía que nunca más trastoques alguna parte de mí, pero tengo tatuada tu sonrisa en el alma. Te veo con los ojos del corazón cada día y es que a ellos no los puedes engañar ni cerrar.

No he dejado de fumar -tu silueta siempre aparece dibujada en el humo- y no dejo de escribirte tratando de decir cuán difícil me es respirar sin ti.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias♥